En Servicios Humanitarios en Salud Sexual y Reproductiva (SHSSR) ofrecemos servicios médicos, psicológicos y legales de alta calidad y bajo costo. Puede acudir con nosotras para recibir orientación y atención para la interrupción legal del embarazo. Nuestros servicios son de alta especialidad médica y primera en su tipo en el sureste mexicano.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Humor Mortuorio

HUMOR MORTUORIO
DRA. SANDRA PENICHE QUINTAL
En mi santuario espíritusexual, me propuse no pensar y no hacer nada. Como Usted sospechará, algunas cosas me desviaron de mi objetivo. En el cruce de las avenidas prolongación Montejo y la que lleva a Villas la Hacienda, me tocó semáforo marcando alto. Así que escuchando la canción de políticos rateros, pasé la mirada alrededor. Y justo en diagonal, hacia arriba, estaba la pantalla de anuncios comerciales. Y qué creen?. Efectivamente, ahí las volví a ver. Ahí estaba la banda de las rosadas que ahora deben estar rozadas con tanto toqueteo. Pero qué cree…Sí, efectivamente, las imágenes de todas ellas, muestran tocándose como si estuvieran en una manifestación de culpa. Se tocaban entre la clavícula y antes del pecho o chuchú como aquí le decimos. Usted estará pensando en que es un sinsentido o demuestran exactamente lo contrario de lo que DICEN pretender. NO SE LO TOCAN. Me quedé pensando aunque pretendí no hacerlo, en el por qué de no tocarse. Pues bien, un rato después, conversando con colegas, les comenté de ese COMERCIAL de la banda de las rosadas. Me preguntaron que por qué les digo “banda”, respondiendo que hay muchos tipos de bandas, pero que en general se les llama así a quienes integran un grupo con fines precisos. Esta banda, pienso yo que tienen como fin, desinformar a las mujeres simulando interés en detectar un cáncer de pecho. La simulación es porque todos los elementos que conforman esos COMERCIALES ya en el trasero de los camiones, ya en pantallas y espectaculares, muestran exactamente lo contrario. Y aún más, alguien puede decirme cuánto presupuesto se ha designado para hacer detecciones?. Alguien sabe si las mujeres tienen acceso a un simple ultrasonido mamario o más aún, a una mastografía o mamografía?. Alguien sabe cuántos tomógrafos nuevos adquirieron para esta campaña?. A cuántos radiólogos contrataron para tal efecto?. Alguien sabe la ruta crítica que abordarán para lograr detectar cáncer de pecho en cada localidad?. En cuánto tiempo lo piensan hacer?. Es que acaso a través de los mecanismos de control electoral darán las triviales pláticas para decirles a las mujeres indígenas, campesinas y pobres, cómo tocarse el chuchú?. Piensan que alguna de ellas, las de la banda de las rosadas, se lo toca?
Aquí es donde un colega dice: qué va!, ninguna se lo toca, porque les da asco, o lo más probable es que a través de los implantes ni siquiera puedan identificar si es el implante o una glandula!!!!. Y otro dijo: si se lo tocaran, tendrían otra cara!. Una más preguntó ¿qué cara?, respondiendo inmediatamente y en coro, “pues de satisfacción” porque al menos sabrían excitarse!!!!.
Ya en mi santuario espíritusexual y a solas, NO me toqué. Ajá, le pesqué en ese pensamiento. No, no me toqué esta vez, no por falta de ganas, sino porque me agobia tanta irresponsabilidad, tanta falta de respeto por las mujeres, tanta burla a sus necesidades de salud sexual.
Usted recordará que en algunas ocasiones les he compartido mi propia vivencia con el cáncer de pecho. Le puedo decir, que yo me exploraba cada mes, después de la menstruación, conforme los cánones médicos. Pero sirven para una fregada. Ese día, regresando de un viaje muy cansado, lo recuerdo como si fuera éste el mismo momento, dormida, me rasqué o toqué mi pecho izquierdo ya que estaba acostada sobre mi costado derecho en mi deliciosa hamaca. Cómo lo habré sentido que cuando me percaté, estaba levantada y frente al espejo. Me vi, no noté alguna desproporción en mis pechos, me palpé minuciosamente sin sentir nada extraño y fue hasta que me puse en una posición similar, que toqué esa bola diferente. Esperé a que amaneciera y le llamé al ginecólogo. Me citó dos semanas después una vez que pasara mi menstruación, que por fortuna ya no tengo. Fueron los 15 días más espantosos de mi vida. Lo que técnicamente es correcto, puede ser devastador emocionalmente hablando, y de ello, los médicos, ni caso hacen. Desde luego, hay excepcionales excepciones.
El diagnóstico lo hice yo al ver la cara de lividez de quien me examinaba, balbuceando que seguramente era benigno. Pues de ahí a todos los estudios y en dos días, a quirófano. Entré con diagnóstico de benigno, la biopsia transoperatoria, corroboró la benignidad, pero al cuarto día, el resultado de los análisis más minuciosos, reportaron que era un tumor maligno, era canceroso. Al día siguiente nuevamente a quirófano y de ahí a radioterapia y quimioterapia y a una rehabilitación que por cierto, les recomiendo a todas las que pasen por esto aunque los médicos no la sugieran.
Cuando hablo y digo que esa campaña de la banda de las rosadas es comercial y electorera, es porque desde lo personal y profesional conozco el problema.
Las políticas y programas de salud sexual para las mujeres deben hacerse en lo inmediato, toda vez que existe dinero para regalar camionetas y pibes, entre otras cosas.
Ya es hora que este gobierno decida si se queda y gobierna o sigue en la farándula, la inmediatez, la simulación, el despilfarro y la caridad.
Ya es inaplazable que se responsabilice legalmente de la falta de políticas públicas, de la rendición de cuentas, de la opacidad del gasto gubernamental, de la impunidad con que se dilapidan los recursos públicos, de los premios por ser golpeadores y violadores de mujeres y niños a este gobierno de tramoya.
Y para rematar, declara el ejecutivo este domingo 1º de noviembre, como epitafio, que con el alza de impuestos, los estados recibirán más recursos. Esto sí que es humor mortuorio, como el buitre que sobre vuela a sus famélicas presas, saboreando el picotazo sobre el empobrecido pueblo para saciar a sus patrones.
Pues yo respondo que eso está por verse. Habremos muchísimas personas en todo el país que NO PAGAREMOS IMPUESTOS como una medida de resistencia civil pacífica. Tampoco permitiremos que siga el jolgorio de raterías gubernamentales y empresariales. Lo que sí haremos, es exigirle al ejecutivo cuentas claras, que incluye resultado de programas. Llegó la hora de que empiecen a trabajar y de aplazar las sesiones fotográficas de caridad y lucro mercenario de las desventajas biológicas. Para eso están las otras mises.
Y como dice el estribillo de la canción Políticos Rateros: …el presente es la muestra del fracaso de los pueblos, que han creído en políticos rateros … Veremos más pronto que tarde el desenlace.
Mérida, Yucatán, a noviembre de 2009.
Dra. Sandra Peniche Quintal.

No hay comentarios: