En Servicios Humanitarios en Salud Sexual y Reproductiva (SHSSR) ofrecemos servicios médicos, psicológicos y legales de alta calidad y bajo costo. Puede acudir con nosotras para recibir orientación y atención para la interrupción legal del embarazo. Nuestros servicios son de alta especialidad médica y primera en su tipo en el sureste mexicano.

viernes, 21 de agosto de 2009

YUCATAN Y LA CODHEY REPROBADOS EN DERECHOS HUMANOS


Mérida, Yucatán, a 19 de agosto de 2009



C Jorge Victoria Maldonado.
Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del
Estado de Yucatán.

Quienes suscribimos la presente queremos expresarle nuestro profundo malestar por la pasividad que usted ha exhibido a raíz de la aprobación de dos reformas legislativas que implican un grave retroceso en materia de Derechos Humanos en Yucatán y frente a las cuales usted ni se ha manifestado, ni ha expresado posicionamiento alguno que cuestione la arbitrariedad con la que las autoridades y los poderes públicos siguen actuando en nuestro estado. Las dos reformas, como ya sabe, son las aprobadas el día 15 de julio por el Congreso del estado, una de las cuales restringe la posibilidad de que hombres y mujeres homosexuales accedan al matrimonio y/o al concubinato, cancelando también la posibilidad de que personas solteras adopten, y la otra que protege la vida desde la concepción, negando los derechos a la salud, a la libertad de conciencia, y los sexuales y reproductivos de las mujeres yucatecas, entre otros. De ambas se desprenden consecuencias graves hacia dos colectivos históricamente discriminados y que, justamente por esa razón, requieren especial protección por parte del Estado y específicamente de la Institución Pública creada para proteger los Derechos Humanos.

Ante estos hechos, varias organizaciones y numerosos miembros de la ciudadanía le hemos exigido, de manera formal y por escrito, que asuma su papel de Ombudsman y presente las respectivas acciones de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación en contra de esas dos reformas que claramente violan Derechos Humanos.

Como primer punto, resulta cuando menos cuestionable que la valoración sobre si la Codhey presenta o no este recurso haya partido de la exigencia de organismos de la sociedad civil y no de un acto de reflexión e indignación propia, como se esperaría de un verdadero defensor del pueblo.

Una segunda consideración, derivada de la actitud que usted ha asumido en las reuniones en las que hemos planteado la urgencia de que la Codhey actúe, nos lleva a sospechar que podría prevalecer en usted el miedo de enfrentarse a los poderes públicos y/o privados que respaldan las iniciativas aprobadas, dejando en la desprotección a colectivos que, insistimos, usted debería especialmente proteger, por la situación de vulnerabilidad jurídica y social en que se encuentran.

Al respecto, y en el contexto de estas dos peticiones y de su próxima comparecencia ante el Congreso del Estado, quisiéramos recordarle qué significa ser Defensor de los Derechos Humanos y para ello citamos las palabras que el actual rector de la Universidad Iberoamericana campus Puebla, David Fernández, dirigió a los integrantes del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez en el homenaje que el Sistema Universitario Jesuita realizó a dicho organismo civil de Derechos Humanos:

Para ser duradero y estable, profundo y auténtico defensor o defensora, es preciso no abandonar la comprensión de que el otro está en mí mismo; es necesario dejar que la exterioridad irrumpa en el mundo íntimo, dejarse tocar, remontarse a la palabra primigenia: a ese ¡ay! de dolor que nos remite a alguien, no a algo, que nos hace vislumbrar a una persona, no a una cosa.

Ese grito sentido como propio lleva al defensor de derechos humanos a la compasión. A padecer junto con. No los principios políticos ni los pactos ni las declaraciones. Lo que provoca la compasión es oír el grito del otro y tener la sensibilidad suficiente para responder, para hacerse eco del mismo. La compasión pasa así por las entrañas: es, como decía el querido Luis Pérez Aguirre, una vocación entrañable.

Me atrevo a decir todavía más: que en el origen de la vocación a la defensa de la dignidad humana no está principalmente la razón, sino el eros: la empathía, la ternura, la solidaridad, el contacto físico. La vocación del defensor es profundamente erótica, con todo y que sea terrible. Es erótica porque las víctimas le atraen, lo conmueven, y suscitan el pathos, la simpatía, la identificación.

Así, quien defiende los derechos humanos adopta, de hecho el lugar social de las víctimas, no el de los satisfechos ni el de los poderosos. Por eso su denuncia tiene más posibilidades de verdad. Lo decía magistralmente el poeta uruguayo Mario Benedetti: “todo es según el dolor con que se mira”. Sólo la mirada lanzada desde las víctimas nos hace plenamente humanos…

Lamentamos profundamente que usted, como Presidente del instituto público de Derechos humanos, del espacio que las ciudadanas y los ciudadanos hemos exigido e impulsado, no haya demostrado, hasta la fecha, ser un verdadero defensor de Derechos Humanos.
Su labor se ha caracterizado por el silencio ante las arbitrariedades, por su ineficacia al momento de cuestionar y exhibir las sistemáticas violaciones que se padecen en el Estado, por su discurso sin sustancia.
Tan es así que muchas de las organizaciones que firmamos la presente hemos presentado una solicitud de Juicio Político en su contra pues consideramos que a usted no le interesan los Derechos Humanos ni se ha situado nunca del lado de las víctimas, de los excluidos, de aquellos sectores que más requieren una acción decidida y efectiva por parte de la Comisión Pública de Derechos Humanos.
No sabemos si su falta de respuesta ante las solicitudes planteadas obedece a que esté negociando con el legislativo la improcedencia del juicio político o su reelección, o a su temor a confrontarse con el ejecutivo o con la jerarquía de algunas iglesias. En cualquiera de los casos sería grave e inadmisible que los parámetros en los cuales se base para determinar si presenta o no los recursos, sean lejanos a lo jurídico y a la defensa de los discriminados y los excluidos.

Partiendo de lo anterior lo conminamos, entonces, a que su decisión la tome con otros parámetros, que sus imágenes sean, no un arzobispo, una gobernadora o un grupo de diputados, sino la mujer, la jovencita cuyo cuerpo queda destrozado, o muere, por un aborto realizado en condiciones deplorables, antihigiénicas y sin el acompañamiento de profesionales comprometidos, el hombre y la mujer que no pueden vivir una relación afectiva plena, abierta y con derechos y obligaciones por su preferencia sexual o el niño o niña que no podrá tener un hogar porque el legislativo y el ejecutivo han comprado los prejuicios de otros y nos los han impuesto, los han hecho públicos. Lo anterior nos sirve, finalmente y a pesar de la fundada sospecha de que sus temores pesarán más que su obligación de proteger los derechos humanos, para exigirle nuevamente que presente las acciones de inconstitucionalidad contra las dos propuestas citadas pues le recordamos que, independientemente de las reiteradas omisiones en las que ha incurrido en su mandato, usted sigue siendo el servidor público nombrado para proteger los derechos humanos en la entidad y esas leyes los violan de manera flagrante.

Atentamente.

-Unidad de Atención Sicológica, Sexológica y Educativa para el crecimiento personal AC. -Foro Cultural Amaro
-Red de Personas Afectadas por VIH -Oasis de San Juan de Dios AC. -Indignación, Promoción y Defensa de los Derechos Humanos AC. - Padres y Madres por la Diversidad Sexual, Grupo Yucatán - Buenas Intenciones AC.-Yucatrans -Comisión de Pueblos Indígenas en VIH/sida, Yucatán.- Kóokay, Ciencia Social Alternativa A.C. -Servicios Humanitarios en Salud Sexual y Reproductiva AC. – Foro Permanente por la Defensa de nuestros Sistemas Peninsulares.- Muuch Tamba Meyaj – Teatro Hacia el Margen AC.- Grupo Primero de Mayo.- Kolectivo Kolectivo el Rebelde , Lorena Aguilar Aguilar, Marbella Casanova Calam.- Juan Alberto Bermejo Suaste.- Enrique Montalvo Ortega.- Ruby Betancourt.- Jesús Peraza Menéndez.- Mariana Rodríguez Sosa.- Judith Ortega.-Juan Cristóbal León Canto. Janet A. Bacelis Salas, Guadalupe Sosa.








C.c.p. Medios de comunicación.

No hay comentarios: